De acuerdo con las conclusiones de un estudio llevado a cabo con la cohorte nacional holandesa de personas con VIH ATHENA (siglas en inglés de Evaluación de la Terapia Antirretroviral en Holanda), las personas con VIH que perciben tener un buen estado de física muestran una probabilidad de supervivencia significativamente superior respecto a aquéllas con bajos niveles de relativa a dicho estado de .

El estudio incluyó a 560 participantes de la cohorte ATHENA que estaban tomando terapia antirretroviral o que acababan de iniciarla. Estas personas cumplimentaron los cuestionarios del estudio entre mayo de 1998 y diciembre del año 2000. La mediana de seguimiento fue de 8,4 años.

Cerca de tres cuartas partes de los participantes en el ensayo eran hombres que practican sexo con hombres (HSH) y sobre el 80% de los pacientes eran holandeses (no inmigrantes). En general, los participantes presentaban una infección por VIH moderadamente avanzada, con una mediana en el recuento de CD4 de unas 200 células/mm3.

Los cuestionarios midieron la percepción de los pacientes sobre la calidad de vida relativa a diferentes aspectos, como el dolor o las habilidades funcionales. Los investigadores calcularon, a partir de los resultados de los cuestionarios, las valoraciones de la salud física y mental de los participantes, dos aspectos importantes de la calidad de vida asociada a la salud.

Otro dato evaluado por el estudio fue la mortalidad por cualquier causa, el seguimiento de la cual llegó hasta finales de marzo de 2008.

Un total de 66 pacientes (12%) murieron durante el período de seguimiento, el 33% de los cuales lo hizo por enfermedades definitorias de SIDA.

Se observó una asociación significativa (p <0,001) entre la supervivencia y la valoración de la salud física, cuyos resultados fueron agrupados en cuatro cuartiles para ser analizados.

Así, un total de 26 pacientes (20%) del primer cuartil –el que incluía aquellos participantes que valoraban peor su estado de salud física– murieron durante el período de seguimiento del estudio. Diecisiete participantes (13%) del segundo cuartil, 10 del tercero (8%) y 5 del cuarto (4%) también fallecieron durante el seguimiento.

La relación observada entre la valoración del estado de salud física y la supervivencia fue independiente de otros parámetros clínicos. Las áreas específicas evaluadas por el ensayo asociadas de forma significativa positiva o negativamente con la supervivencia fueron el dolor, la función física, la actividad cotidiana y la ocupación social.

También se observó cierta relación entre la valoración de la salud mental y la supervivencia, pero no alcanzó valores significativos (p= 0,13). Este hecho sorprendió a los investigadores, ya que en anteriores ensayos se observó una vinculación entre casos de depresión y una menor adhesión a la terapia antirretroviral.

Fuente: HIVandHepatitis / NATAP.

Referencia: De Boer-van der Kolk IM, Sprangers MA, Prins JM, et al. Health-Related Quality of Life and Survival among HIV-Infected Patients Receiving Highly Active Antiretroviral Therapy: A Study of Patients in the AIDS Therapy Evaluation in the Netherlands (ATHENA) Cohort. Clin Infect Dis. 2010 Jan 15; 50 (2): 255-263.

Palabras clave: , , ,