Sólo una de cada cuatro relaciones sexuales incluyen el . Y, a pesar de lo que se pueda pensar, lo utilizan más los adolescentes que los adultos.

Especialmente a partir de los 40 “dejan de preocuparse por los posibles y es cuando menos se recurre a este método anticonceptivo”. Así lo desvelan nueve estudios realizados en EEUU y publicados en un número especial de la revista ‘Journal of Sexual Medicine’. Sus autores advierten, por lo tanto, que es necesario reforzar los mensajes dirigidos a la población adulta, para recordar los riesgos que corre y cómo prevenirlos.

Ésta no es la única conclusión que se extrae de la investigación, centrada en los comportamientos más íntimos de 5.865 estadounidenses entre 14 y 94 años. Según los autores, del Centro de Promoción de Salud Sexual (CSHP), en la Universidad de Indiana (EEUU), “entre los adolescentes y los mayores de 70 años, la es más común que la actividad sexual en pareja”. Como subrayan los investigadores, esta práctica es tan sólo una más dentro de las 40 descritas por la población en su repertorio sexual.

Al parecer, y dados los resultados, la imaginación en la cama se ha enriquecido en los últimos 20 años. Con este estudio “damos respuesta a las curiosidades que la gente tiene sobre la vida sexual de los demás”, explica Debby Herbenick, director asociado de CSHP. “Analizamos la frecuencia con la que hombres y mujeres practican sexo a lo largo de los años, en qué consisten sus encuentros y si se divierten o experimentan algún tipo de disfunción”.

Las cosas han cambiado: “Ahora, los adultos raramente se conforman con el coito. Aunque sigue siendo la práctica sexual más común, suele venir acompañada de otros juegos, como la masturbación y el ”. Y aún más, cada vez más adultos, hombres y mujeres, sienten curiosidad por intimar con alguien de su mismo sexo y lo prueban.

Más allá del amplio repertorio sexual de la población, para alcanzar el orgasmo en pareja, los hombres prefieren un acto sexual con coito vaginal. A ellas, sin embargo, les resulta más fácil si a la cópula le acompañan otros juegos de cama. “Nuestros resultados son interesantes para la curiosidad del público general y también para los profesionales médicos, ya que, por ejemplo, conocer el uso del preservativo en los distintos grupos de población les ayuda a dirigir sus esfuerzos sobre la prevención de las enfermedades de transmisión sexual y el embarazo”, señalan los investigadores.

A diferencia de otros trabajos, éste, además de ser el “más amplio y completo realizado hasta la fecha”, incluye los comportamientos de los adolescentes. “Existe la impresión de que los jóvenes cada vez comienzan sus prácticas sexuales más pronto”, comenta Dennis Fortenberry, profesor de Pediatría y otro de los autores de este conjunto de trabajos. “Nuestros datos demuestran que, para ellos, el sexo en pareja es importante, pero no dominante en su vida íntima. De hecho, muchos son responsables y, o bien se abstienen, o utilizan preservativo cuando tienen encuentros”.

Fuente: El mundo.es

Palabras clave: , , , ,