El estudio, publicado en la revista ‘Nature Medicine’, se centró en conocer por qué el virus de inmunodeficiencia humana () causante del progresa con más rapidez en las que en los hombres con niveles similares del virus en la sangre. El hallazgo, realizado por un equipo de médicos del Massachusetts General Hospital (Estados Unidos) podría ayudar a tratar y a frenar el avance de la enfermedad.

La conclusión principal fue que la molécula receptora que está en “la primera línea” del reconocimiento del virus por parte del sistema inmunológico del organismo responde de manera diferente en función del sexo de la persona que contrae el VIH.

El equipo dirigido por el doctor Marcus Altfeld estudió las células inmunológicas conocidas como dendríticas plasmocitoides (CDP), que están entre las primeras que reconocen y combaten el VIH.

Los estudios realizados en laboratorio demostraron que un mayor porcentaje de estas células se activaba en mujeres sanas cuando eran confrontadas con la variante del virus VIH-1, en comparación con las CDP que se activaban en el caso de hombres sanos.

Los médicos estudiaron a continuación la eventual implicación de los niveles hormonales de la mujeres y constataron que en mujeres que ya habían pasado la menopausia las CDP tenían menos actividad (prácticamente al mismo nivel que en los hombres), lo que indica que la progesterona juega un papel decisivo en el proceso.

A partir de este dato, examinaron si estos niveles más altos de CDP activaban otras células inmunológicas conocidas como células T (un tipo de glóbulo blanco -linfocito- que da órdenes al resto del sistema inmunológico y que es el blanco principal del VIH).

La conclusión fue que a iguales niveles en sangre del VIH-1 las mujeres tenían mayores niveles de células CD8 (variante supresora o citotóxica de las células T) activadas, que son las que inhiben o suprimen las respuestas inmunitarias del organismo.

Los recuentos de células CD8 normalmente aumentan con el tiempo en las personas infectadas con el virus del sida, especialmente en las mujeres, pero hasta ahora no se comprendía bien cómo y por qué estos aumentos se relacionaban con la salud del sistema inmunitario.

Altfeld explicó que “una activación más fuerte del sistema inmunológico puede ser beneficiosa en los estadios tempranos de la , lo que resulta en niveles más bajos de réplica del VIH-1”.

El problema, añadió, es cuando “se produce una réplica viral persistente y una activación inmunológica crónica más fuerte, este proceso deriva en una progresión más rápida del sida, tal y como hemos comprobado en el caso de las mujeres”.

La buena noticia, explicó el investigador, es que a partir de ahora el Massachusetts General Hospital abrirá una línea investigadora en la elaboración de fármacos que permitirán modificar la respuesta inmunológica temprana al virus.

Londres, EFE

Palabras clave: , , ,