Casi todas las personas con utilizan algún tipo de droga. Algunas optan por legales, como el café (cafeína), el té (teína), el o el tabaco. Otras deciden consumir también drogas ilegales.

El uso de drogas antes o durante la actividad sexual aumenta las posibilidades de tener prácticas sexuales de riesgo y, por tanto, de contraer o transmitir el VIH y/u otras infecciones de transmisión sexual.

Además, en las personas con VIH podrían producirse interacciones importantes entre las drogas y los medicamentos antirretrovirales que podrían disminuir la eficacia del y aumentar los efectos secundarios tanto de éste como de las drogas. Otro aspecto preocupante es que, debido a la poca pureza de la mayoría de las drogas, éstas pueden estar cortadas con sustancias que también interaccionen con los fármacos, lo que dificulta todavía más el manejo de la terapia antirretroviral.

Es difícil conocer de forma precisa las interacciones entre las drogas de uso recreativo y los antirretrovirales. Dado que se trata de sustancias ilegales, existen impedimentos legales para la realización de estudios clínicos.

Las interacciones entre los medicamentos antirretrovirales y las drogas pueden aumentar o disminuir sus niveles en sangre. Por efecto de las drogas, los medicamentos pueden dejar de funcionar de forma correcta, porque no hay suficiente cantidad de ellos en sangre.

Además, las drogas podrían provocar un aumento de los niveles de los fármacos antirretrovirales y, por consiguiente, elevar el riesgo de desarrollar efectos secundarios. Y a la inversa, por efecto de los medicamentos para el VIH, las drogas podrían aumentar sus niveles en sangre y provocar mayor toxicidad (sobredosis).

El organismo procesa la mayoría de los antirretrovirales a través del hígado. Por ello, el nivel de las drogas metabolizadas por el hígado puede variar de manera importante.

Alcohol

No existen indicios de que un consumo moderado de alcohol pueda ser perjudicial para la salud de las personas con VIH. Sin embargo, en aquéllas que tienen además hepatitis y/o niveles elevados de grasa en la sangre, incluso un consumo mínimo podría ser nocivo. El alcohol puede interactuar con algunos medicamentos de prescripción habitual, por lo que conviene consultar con un médico o farmacéutico sobre el riesgo de desarrollar interacciones. Con todo, no existen interacciones significativas entre cualquiera de los medicamentos antirretrovirales actualmente disponibles y el alcohol.

(THC: marihuana, hachís y aceite de hachís)

No se han comunicado interacciones entre el cannabis y los medicamentos antirretrovirales. No obstante, los inhibidores de la proteasa podrían aumentar los niveles de tetrahidrocannabinol (THC), el componente activo de la marihuana, el hachís y el aceite de hachís. En teoría, se cree que las interacciones pueden ser mayores si la marihuana se ingiere en lugar de fumarse.

La vía por la que el organismo procesa la cocaína es diferente a la de los medicamentos antirretrovirales. Por esta razón, es poco probable que se produzcan interacciones significativas entre ellos.

Esta droga se metaboliza por la misma vía que los inhibidores de la proteasa, por lo que existe una alta probabilidad de que se produzcan interacciones significativas. Ritonavir (Norvir®), incluso cuando se utiliza a dosis bajas como potenciador de otros inhibidores de la proteasa, puede incrementar los niveles en sangre de metanfetamina y, por consiguiente, su toxicidad.

El organismo metaboliza esta droga principalmente por el hígado. Dado que los inhibidores de la proteasa utilizan la misma vía de metabolización, existe un riesgo de que pudieran incrementarse los niveles de éxtasis en sangre cuando se toman de forma conjunta. El éxtasis puede producir deshidratación, por lo que podría aumentar el riesgo de desarrollar piedras en el riñón en las personas que toman al mismo tiempo el inhibidor de la proteasa indinavir (Crixivan®).

Generalmente, se elimina del cuerpo a través de los pulmones (mediante la respiración). Sin embargo, los inhibidores de la proteasa podrían aumentar los niveles de GHB.

Fuente: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH / InfoVIHtal #55

Palabras clave: , , , , , , , , , , ,