“Desde el año 2005 hemos constatado un aumento constante de los casos de afectados por Infecciones de Transmisión Sexual (), principalmente en hombres que tienen relaciones sexuales con hombres, y especialmente entre los más jóvenes”. Éste es uno de los datos más significativos que expuso el doctor Jorge del Romero, infectólogo y director del Centro Sanitario Sandoval, de Madrid (clínica de referencia para las en España), durante un seminario celebrado con motivo del Día Europeo de la Salud Sexual, que se celebra hoy.

Una de las patologías que ha experimentado un aumento más significativo es la : en diez años, se han registrado 2.600 casos, según datos del Instituto de Salud Carlos III. Asímismo, en los últimos dos años, los casos de han aumentado un 13% entre mujeres jóvenes, y los de simple se incrementaron en un 68%.

“En el caso del , y pese a las numerosas campañas preventivas, hemos apreciado un incremento constante de casos en los últimos años, y es especialmente preocupante la alta prevalencia en el segmento de jóvenes homosexuales de entre 13 y 20 años. El estigma que rodea a las ITS en general y a esta enfermedad en particular sigue siendo el principal motivo del ; el miedo sigue estando ahí”, explicó este experto.

Para el doctor Jorge del Romero, aparte de lo significativo de estas cifras, lo más preocupante es el diagnóstico tardío que se hace de muchas de estas enfermedades, con las graves consecuencias que ello acarrea. “No hay que olvidar que las personas sin diagnosticar son las principales responsables de las nuevas infecciones, de ahí la necesidad de evitar las altas tasas de retraso en el diagnóstico, algo en lo que influye, en gran medida, el hecho de que muchas de estas enfermedades sean ocultas y asintomáticas, especialmente en las mujeres. Por ejemplo, la gonorrea y la clamidia no tratadas producen al menos 24.000 casos de infertilidad en mujeres cada año en Estados Unidos; y la sífilis no tratada en mujeres embarazadas puede causar muerte fetal hasta en un 40% de los casos. También hay que tener en cuenta que las ITS, especialmente el herpes genital, actúan como cofactores de riesgo para el VIH. Está demostrado que el tratamiento de estas ITS reduce la probabilidad de transmisión sexual del VIH, de ahí la necesidad de incrementar la prevención primaria de estas enfermedades”, señaló el doctor Del Romero.

Otro de los datos que se hizo público durante este seminario fue la aparición en Barcelona, Madrid y otras grandes ciudades europeas de brotes de linfogranuloma venéreo (concretamente, en el Centro Médico Sandoval se detectaron un total de 54 casos en 2011), una enfermedad que afecta principalmente a hombres que tienen relaciones con hombres (91%); VIH positivos (74%), de nacionalidad española (55%) y con una media de edad de 34 años.

“Es evidente que el objetivo principal es reducir las infecciones ocultas y los diagnósticos tardíos. La población necesita información objetiva sobre las ITS y, también sobre los potenciales efectos de las drogas ‘recreacionales’ y el alcohol, ya que está demostrado que su consumo elimina la percepción del riesgo incluso en las personas con niveles educacionales más elevados. En el caso del VIH, también es necesario promover el tratamiento preventivo con antirretrovirales, que ha demostrado un 92% de efectividad”.

Por su parte, el doctor Rafael Cantón, jefe del Servicio de Microbiología del Hospital Ramón y Cajal, señaló que las ITS requieren un abordaje multidisciplinar. “Hay que concienciar a la población, pero también es importante que la evolución de estas enfermedades y sus consecuencias estén en conocimiento de la Administración”, concluye el Dr. Cantón.

Fuente: JANO.es

Palabras clave: , , , , , ,