El es cada vez más querido. Se le elige, se sabe de sus consecuencias, positivas y su uso está más y más interiorizado por parte de y adultos. Su uso no interfiere en la calidad de las relaciones sexuales ni en la satisfacción, según datos de diferentes estudios. Con matices y excepciones, parece que algo está cambiando, aunque “todavía falta mucho por andar”, dicen los expertos.

Uso del preservativo

Los resultados de un estudio norteamericano, que publica el último número de la revista científica ‘The Journal of Sexual Medicine”, muestran que las personas califican sus relaciones sexuales como “altamente excitantes y satisfactorias” tanto si utilizan preservativos y lubricantes como si no. Los datos proceden de la encuesta ‘National Survey of Sexual Health and Behavior’ realizada a hombres y mujeres de edades comprendidas entre los 18 y 59 años.

Entre quienes reconocieron haber utilizado preservativo en su último encuentro sexual (27,5% de hombres y 22,3% de mujeres), son los varones los que están más seguros del tipo de profiláctico empleado (23,6% de hombres frente al 8,9% de las mujeres) y de si éste estaba lubricado (26,6% y 11,4%, respectivamente).

“Esto puede deberse a que los hombres son más propensos que las mujeres a comprar y a su aplicación”, Es importante que las mujeres se familiaricen con los preservativos que usan sus parejas para que puedan tomar “decisiones que mejoren la seguridad y el placer de sus experiencias sexuales”.

Carlos San Martín, médico y sexólogo del Centro Interdisciplinar de Psicología y Salud (CIPSA) de Santander asegura a ELMUNDO.es que, en general, son los hombres quienes tienen una mayor curiosidad y una aproximación más precoz hacia los productos y contenidos eróticos, lo que los lleva a un mayor conocimiento. Pero sin embargo, esta tendencia se está equilibrando. “Esto va cambiando ya que cada vez más mujeres exploran su sexualidad de formas menos convencionales y disfrutan de su curiosidad aceptando que todo lo que puede mejorar su sexualidad debe ser conocido y, por qué no, experimentado”, expone.

Fuente: El mundo.es

Palabras clave: , , , ,