En 2011 se cumplen 30 años desde que fueron diagnosticados los primeros casos. Mucho han cambiado las cosas desde entonces, aunque ha bajado el número de casos de , los datos más recientes sugieren un repunte de las transmisiones. Muchas personas ni siquiera son conscientes de estar infectadas. La detección precoz es clave: ante la duda, lo mejor es hacer la prueba.

Durante el año 2010 se diagnosticaron en 1.162 casos nuevos de SIDA, de los cuales el 77% eran varones. Una cifra que supone un descenso del 16% (en hombres) y del 18% (en mujeres) respecto al año anterior, continuando la tendencia descendente iniciada a mediados de los noventa, gracias a la generalización de las actuales terapias combinadas. Así lo recoge la última actualización de datos hecha pública este noviembre por el Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad

Pero cuidado: no desarrollar SIDA no supone estar libre de la . Una persona infectada con el VIH puede estar absolutamente libre de síntomas durante años, y durante ese periodo no se considera que tenga SIDA. Sin embargo, durante esos años, las personas infectadas pueden transmitir el virus a otras personas con las que mantengan relaciones sin protección, y en ciertos casos podrían incluso empezar precozmente un tratamiento que evitaría la progresión a SIDA.

Y lamentablemente, y aquí es donde está la mala noticia, el número de nuevas infecciones aumenta año a año. En 2010, en concreto, se notificaron en España 2.907 nuevos diagnósticos de infección por VIH. El 82% eran hombres. La transmisión sexual es con mucho la más frecuente: el 46% de los casos de nuevas transmisiones lo fueron entre hombres que tienen relaciones con otros hombres, mientras que en el 33% de los casos se trató de relaciones heterosexuales. La transmisión entre infectadas, muy importante hace años, ahora constituye solo el 6% de los nuevos diagnósticos. En el 45% de los casos, además, el diagnóstico de infección fue tardío..

 

Fuente: OCU

Palabras clave: , , , ,