Según datos oficiales, la epidemia de en es cada vez más heterosexual y más joven. Los y las jóvenes paraguayos están en peligro, pero es muy difícil que el Ministerio de Salud Pública pueda cambiar por sí mismo esta realidad. Se deben tomar otro tipo de acciones, vinculadas con la .

En Paraguay la epidemia del VIH tiene cada vez rostro más joven. Según las últimas estadísticas, se ha demostrado que con los años la franja etaria afectada por el virus es cada vez menor. Los 326 casos reportados en 2011 se concentraron en el rango de 15 a 34 años. Se han registrado infecciones en 37 jóvenes de entre 15 y 19 años, 100 jóvenes de entre 20 y 24 años, 104 jóvenes de entre 25 y 29 años y más de 160 entre 30 y 39 años. Los datos señalan también que las mujeres se están infectando más precozmente que los varones.

Siguiendo las cifras, podemos decir que la epidemia en Paraguay es cada vez más heterosexual y más joven. Los y las jóvenes paraguayos están en peligro, pero es muy difícil que el Ministerio de Salud Pública (MSP) pueda cambiar por sí mismo esta realidad. Se deben tomar otro tipo de acciones.

Las organizaciones de la sociedad civil que trabajan en derechos humanos y en Paraguay llevan adelante desde hace tiempo una lucha en relación al “Marco Rector Pedagógico”, que es un documento que pretende modificar la educación sexual en las aulas desde temprana edad, con un enfoque realista y actualizado de un tema todavía tabú en este país: el sexo.

Si se logra implementar esta herramienta, los jóvenes accederán a información sobre sexualidad y estarán en condiciones de evitar los riesgos que conlleva la ignorancia sobre este tema. En Paraguay, según datos oficiales, cada 2 días muere una mujer por complicaciones prevenibles en el embarazo, muchas veces precoz y no deseado. Además, el país ostenta el mayor número de embarazos adolescentes no deseados en la región.

Cabe recordar que la aplicación del Marco Rector Pedagógico fue dejada sin efecto por el ex ministro de Educación, Luis Alberto Riart, ante las presiones de organizaciones fundamentalistas y conservadoras, olvidando que la educación sexual es un derecho, como lo es la implementación de un enfoque de género y libre de discriminación en la educación. Es necesario que el país adopte una ley sobre y acorde a la recomendación realizada por el Comité de los Derechos Económicos, Sociales y Culturales (DESC) al Estado paraguayo.

Las organizaciones fundamentalistas Pro-Vida y Familia llevan adelante una campaña de oposición a la implementación de este documento alegando que atenta contra la familia (heterosexual tradicional) y fomenta la homosexualidad y la promiscuidad entre los jóvenes.

El estado paraguayo es laico, conforme al artículo 24 de la Constitución Nacional que establece que “ninguna confesión tendrá carácter oficial.” En este sentido, el estado no puede aceptar injerencias o presiones de grupos religiosos a la hora de elaborar e implementar políticas públicas, ya que su deber es garantizar los derechos de todas las personas por igual.

Es preciso que el Ministerio de Educación y Cultura (MEC) fortalezca sus acciones con miras a cambiar el rumbo de la educación sexual en el país. El MEC debe tomar la posta en educación y en sexualidad para evitar que nuestros jóvenes sigan siendo vulnerables al VIH/SIDA, otras infecciones de transmisión sexual, embarazos no deseados y demás riesgos que conlleva la desinformación. La educación sexual integral es un derecho de todos y todas.

Fuente: Corresponsales Clave

Palabras clave: , , , , ,