El es clave para combatir tanto el desarrollo de la enfermedad, como nuevas transmisiones: cualquier persona que haya tenido una relación sexual no protegida tiene riesgo de estar infectado. Tener buena salud no garantiza nada. Tampoco lo hace tener una única pareja en la actualidad: una persona puede haberse infectado incluso hace más de 10 años.

Según estima la organización (Coordinadora Estatal de VIH-SIDA) entre 130.000 y 150.000 personas estarían infectadas por VIH en España. De ellos, cerca de un tercio ignoran ese contagio.

En caso de duda, conviene hacer la prueba. Y aunque la prueba no es positiva hasta que el organismo no ha fabricado anticuerpos contra el virus, por lo que puede resultar falsamente negativa durante un periodo que puede llegar a ser de hasta tres meses desde el momento de la transmisión (lo que se conoce como “periodo ventana”) es recomendable que cualquier persona que recuerde haber tenido una práctica de riesgo se haga la prueba. En función del resultado y de la fecha de la última práctica, se le indicará la necesidad o no de repetirla un tiempo después.

Hoy día existe además la posibilidad de realizarse una “prueba rápida”, es decir, un test que en alrededor de 20 minutos permite saber si la persona está infectada por el VIH, esto es, si es portadora del virus y ha desarrollado ya anticuerpos frente al mismo. En caso de resultar positiva el resultado debe confirmarse con otra segunda prueba más específica. Se trata de una prueba cuya difusión cada vez está más extendida.

¿Dónde hacer la prueba?

Para hacer la

  • Puedes acudir al médico de cabecera
  • O acudir a alguo de los centros donde esta prueba se realiza de manera gratuita. Si resides en España, infórmate en la web de infosida.

Fuente:  OCU

Palabras clave: , , ,