Sólo el 7% de los casos de SIDA reportados en 1985 en los EE.UU. fueron en mujeres y niñas. Ese porcentaje aumentó al 27% en 2007. Aproximadamente el 80% de las mujeres se infectan a través de con hombres VIH positivos (generalmente con un usuario de drogas) y muchas a través de la inyección de drogas. En los EE.UU., las tasas de infección por VIH son más altas en el sureste y en el noreste. En 2005 casi el 64% de las mujeres infectadas en los EE.UU. son negras, a pesar de que sólo el 12% de la población en los EE.UU. son negros.

Muchas mujeres creen que el SIDA es una enfermedad de hombres gay. Pero las mujeres se infectan con el VIH al tener relaciones heterosexuales y al compartir agujas. Muchas no saben cómo se infectaron. Esto sugiere que una o más de sus parejas masculinas están infectadas.

Durante las relaciones sexuales, el VIH se transmite de hombre a mujer dos veces más fácilmente que de mujer a hombre. El riesgo de que una mujer se infecte es más alto con o si tiene alguna . El riesgo de infección es mayor si su pareja sexual masculina es o fue un usuario de drogas inyectables, tiene otras parejas sexuales, ha tenido relaciones con personas infectadas o tiene relaciones sexuales con hombres.

Las posibilidades de infectarse disminuyen si su pareja masculina usa .. Los también están disponibles en una versión femenina. Para que sean eficaces, los masculinos y femeninos deben ser usados correcta y consistentemente. Otros métodos anticonceptivos, como las pastillas anticonceptivas, el diafragma o los implantes NO protegen contra el VIH. Aún no está disponible ninguna crema o gel que las mujeres puedan usar para prevenir la infección con el VIH.

Muchas mujeres no descubren que son VIH positivas sino hasta que se enferman o se hacen una prueba durante el embarazo. Las mujeres que no se hacen un análisis para detectar el VIH, pueden enfermarse y morir más rápido que los hombres. Pero si se hacen la prueba y reciben tratamiento, viven tanto como los hombres.

Los problemas ginecológicos pueden ser signos tempranos de la infección con el VIH. La aparición de úlceras en la vagina, infecciones persistentes por hongos y enfermedad pélvica inflamatoria grave, pueden ser signos del VIH. Estos problemas vaginales también pueden ser causados por cambios hormonales, pastillas anticonceptivas o antibióticos.

En general las mujeres pesan menos que los hombres y pueden tener niveles más altos de medicamentos en la sangre. Las mujeres tienen más posibilidades que los hombres de tener erupciones cutáneas, problemas hepáticos y de experimentar cambios de la forma del cuerpo (lipodistrofia). La pérdida de minerales óseos también es una preocupación. Ellas también tienen más problemas causados por el virus papiloma humano (). Los problemas causados por el no desaparecen con el uso de la terapia antirretroviral (ART).

Además de tener que lidiar con su salud y trabajo, muchas mujeres son madres. Esto puede dificultar la toma de medicamentos u organizar citas médicas. Sin embargo, con el apoyo adecuado, las mujeres responden bien al tratamiento del VIH.

En 1997, la Administración de Alimentos y Fármacos (FDA) decidió que no se podía excluir más a las mujeres, de los estudios clínicos por el simple hecho de que pudieran quedar embarazadas. El porcentaje de mujeres en investigaciones relacionas al SIDA está aumentando pero aún es bastante bajo, por tanto, se están planeando más estudios en mujeres VIH+. Las compañías farmacéuticas están tratando de enrolar más mujeres en sus estudios clínicos. Esto es necesario porque las mujeres están mal representadas en la mayoría de las investigaciones médicas, no solo en relación al SIDA. La mayoría de los medicamentos nunca han sido estudiados específicamente en mujeres.

Un estudio reciente encontró un riesgo más alto de muerte debido a accidentes o daños físicos entre mujeres VIH+ con un recuento más bajo de células T, que están desempleadas, toman más de 8 copas de alcohol por semana, que muestran signos de depresión, usan drogas inyectables o que tuvieron de 3 a 5 parejas sexuales.

En los EE.UU., menos mujeres que hombres reciben tratamiento para el VIH. Esto podría deberse en parte a la falta de confianza en el sistema de salud y la discriminación contra las personas con VIH. Las mujeres VIH+ deberían ser atendidas por proveedores de atención médica con experiencia en el tratamiento de mujeres con VIH.

  • Las mujeres con VIH padecen infecciones vaginales, úlceras genitales, enfermedad pélvica inflamatoria y verrugas genitales con mayor frecuencia que las mujeres no infectadas.
  • Las mujeres padecen infecciones por hongos en la garganta, y herpes con una frecuencia aproximadamente 30% mayor que los hombres.
  • Las mujeres tienen más posibilidades de desarrollar un sarpullido grave si usan nevirapina.
  • Las mujeres con redistribución de grasa tienen mayores posibilidades que los hombres de acumular grasa en el abdomen o en los senos y menos posibilidades de perder grasa en los brazos y las piernas.
  • Las mujeres VIH positivas pueden tener células anormales, pre-cancerígenas relacionadas con el cáncer cervical, con mayor frecuencia y gravedad.
  • Cada vez más mujeres se están infectando con el VIH. Con diagnóstico y tratamiento temprano, las mujeres VIH+ pueden vivir tanto como los hombres. Las mujeres deberían hacerse una prueba de VIH. Esto es particularmente cierto para mujeres embarazadas y para las que piensen en quedar embarazadas. Si resultan ser VIH+, pueden reducir el riesgo de infectar a su bebé y asegurar su propia salud.

La mejor manera de prevenir la infección heterosexual es usar condones. Otros métodos anticonceptivos no ofrecen protección contra el VIH. Las mujeres que usan drogas intravenosas no deberían compartir los instrumentos para inyectarse.

Las mujeres deberían consultar acerca de sus problemas vaginales con el proveedor de atención médica, especialmente si tienen infecciones por hongos que no desaparecen o tienen úlceras vaginales. Estos pueden ser signos de la infección con el VIH.

Las mujeres que planean quedar embarazadas deberían consultar con un proveedor de atención médica antes de quedar embarazadas para asegurar su buena salud y evaluar su estado de VIH.

Fuente: Portal SIDA

Palabras clave: , , , , , , ,