Jens Lundgren, profesor e investigador de la Facultad de medicina de la Universidad de Copenhague, ha publicado un trabajo en el cual se indica que hay que tener en cuenta ocho nuevas enfermedades que pueden ser indicadoras de VIH. Estas son:

– enfermedades de transmisión sexual

-linfoma maligno

-cáncer anal o cervical

-herpes zóster

-hepatitis B o C

-mononucleosis

-dermatitis seborreica o exantema

-un descenso de los linfocitos

El padecer una de estas enfermedades no indica automáticamente que se tenga VIH. No obstante, Lundgren recomienda que, de padecerlas, se hagan pruebas de forma inmediata para así poder prevenir posibles contagios y realentizar el deterioro del sistema inmunitario.

A estas enfermedades hay que sumarles las que ya se consideran indicativas de cáncer: tuberculosis, neumonía, sarcoma de Kaposi y el candidadis, un tipo de hongo. Los médicos recominedan análisis de chequeo médico a la mínima indicación de que se pueda padecer el VIH, ya que identificar pronto a los infectados ayuda a prevenir otros nuevos casos de infección.

La aplicación de este criterio tiene como objetivo identificar antes los casos de personas infectadas. Se calcula que, de una manera general, el 30% de las personas con VIH no lo sabe. Y ello es peligroso para ellas y para sus parejas. Pero en el caso de los heterosexuales –que tienden a sentirse a más protegidos- la proporción es superior. Por eso el estudio incide especialmente en ellos.

La detección precoz permite empezar a tratar. Y eso tiene un doble efecto. Para el afectado, se frena antes el deterioro de su sistema inmunitario o este empieza a recuperarse antes. Además, está comprobado que una persona que bien medicada deja de convertirse en infecciosa en más del 90% de los caso, lo que a su vez ayuda a frenar la expansión de la epidemia, y protege a sus parejas

Para aclarar cómo actúa el VIH, aquí un video que explica los pasos de acción de este virus:

Fuente: Salud para todos los gustos

Palabras clave: , , ,