El instituto de investigación del IrsiCaixa ha logrado demostrar que un tercio de los seropositivos mantienen bajos niveles de replicación del del a pesar de los tratamientos farmacológicos actuales, lo que según los investigadores supone un paso “crucial” para el diseño de nuevas terapias y para lograr erradicar esta enfermedad.

El director del IrsiCaixa –institución impulsada por la Conselleria de Salud de la Generalitat y la Obra Social de La Caixa–, Bonaventura Clotet, precisó que dicha erradicación “está lejos” todavía, pero el descubrimiento del que se hace eco la revista ‘Nature Medicine’ prueba la existencia de una “pequeña actividad replicativa” que debe tenerse en cuenta para lograr un tratamiento eficaz.

Hasta la fecha, la comunidad científica creía en la existencia de reservas del virus que permanecían inactivas a la espera de interrumpir los tratamientos farmacológicos para rebrotar con intensidad, si bien el estudio desarrollado por el IrsiCaixa ha permitido contrastar que ello es “compatible” con una presencia mínima del virus que sigue infectando nuevas células a pesar de los fármacos.

La diferencia se encuentra en los métodos de detección de la propagación de la enfermedad, ya que a pesar de que los retrovirales logran disminuir la expresión del virus en la sangre, la aplicación de nuevas técnicas permite afirmar que, al menos en un tercio de los casos, la infección se reduce a una mínima expresión pero no se detiene del todo.

“Hemos demostrado algo que los americanos no reconocían”, precisó Clotet, sobre una investigación desarrollada en 69 pacientes infectados con el virus del Hospital Germans Trias i Pujol de Badalona, el Hospital Clínic y el Hospital de Sant Pau, ambos en Barcelona.

CONJUNCIÓN DE DOS TEORÍAS

El primer firmante del artículo e investigador del IrsiCaixa, Javier Martínez-Picado, explicó que se desconocía la existencia de dicho mínimo nivel de replicación, aunque ello es compatible con la existencia de reservas latentes del virus diseminadas en el organismo.

El estudio “reconcilia” dos teorías sobre la reaparición del virus cuando se detiene la terapia, algo que sucede tan solo unos días después de detener el tratamiento farmacológico, gracias a la solidez de los datos aportados por una muestra significativa.

La investigación, en la que también han colaborado el Instituto Sueco para el Control de las Enfermedades Infecciosas y la Universidad de Massachusetts, se ha llevado a cabo en el marco del programa Hivacat, el consorcio catalán para el desarrollo de vacunas terapéuticas contra el SIDA.

Aun así, Clotet recordó que lo “más sencillo” para evitar la propagación de la enfermedad es no infectarse, y para ello el preservativo sigue siendo el método más adecuado.

Fuente: EUROPA PRESS

Palabras clave: , , ,