El fracaso de uno de los ensayos de mayor tamaño jamás realizados en el que se probaron varios métodos preventivos del VIH basados en el uso de fármacos ha suscitado dudas sobre el modo de transformar los microbicidas vaginales y la profilaxis preexposición () oral en métodos que las personas, y en especial las mujeres jóvenes, puedan usar realmente.

El ensayo VOICE contó con la participación de 5.000 mujeres de Sudáfrica, Zimbabue y Uganda, que fueron distribuidas de forma aleatoria para tomar un comprimido diario de tenofovir o de tenofovir/FTC (Truvada) como profilaxis preexposición, o a emplear un gel con tenofovir como microbicida antes de practicar sexo. Se compararon las tasas de en estas mujeres frente a las de las participantes que recibieron un placebo (un gel o comprimido sin componente activo). Los resultados revelaron que ninguno de los tres métodos demostró ofrecer más protección que el placebo, dado que las tasas generales de infección fueron estadísticamente similares entre los grupos.

Las mujeres casadas fueron 2,6 veces más propensas a utilizar la medicación del estudio y tendieron mucho menos a infectarse por VIH (incidencia inferior al 1% al año frente al 7% en el caso de las no casadas). Las participantes de más edad (por encima de 25 años) también fueron la mitad de propensas a infectarse por VIH que las mujeres más jóvenes.

El resultado más sorprendente fue que, aunque las mujeres en el estudio afirmaron que habían tomado el comprimido o aplicado el gel el 90% de las veces, el análisis de los niveles de fármaco en sangre y fluido vaginal mostró que apenas algo más de la cuarta parte de las mujeres habían tomado el fármaco en las 48 horas anteriores y un porcentaje algo menor había usado el gel. Se comprobó que algo menos de la mitad de las mujeres presentaban signos de haber utilizado la medicación del estudio en algún momento a lo largo del mismo. A pesar de este hecho, nueve de cada 10 mujeres completaron el ensayo y acudieron a las citas médicas previstas.

Estos resultados son semejantes a los reflejados en otro estudio sobre PPrE, aunque contrastan con los observados en un tercero: En el FEM-PrEP, un ensayo que contó en gran medida con mujeres solteras jóvenes, la PPrE resultó ineficaz, mientras que en el Partners PrEP (un estudio en el que participaron parejas), esta intervención tuvo una eficacia del 67% en las los niveles de fármaco evidenciaron unas tasas de adherencia próximas al 100%.

Fuente: gTt Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH

Palabras clave: , , , , ,