La seguridad viste de látex, pesa menos de 10 gramos y guardado en su envoltura mide menos de cinco centímetros. Es seguridad de bolsillo y se llama ; este ligero, pequeño y seguro dispositivo es capaz de salvar tu vida ante el , o de protegerte de un embarazo no planeado.

Sin embargo, aun con su largo historial e importancia, sólo tres de cada 10 oaxaqueños lo usan, según estimaciones de la Secretaría de Salud del estado. El pasado lunes 13 de febrero se conmemoró el Día Internacional del Condón.

El reducido uso del condón está relacionado a factores económicos, poca accesibilidad de las y los jóvenes para adquirirlo, así como a cuestiones culturales y religiosas, afirma Carmen Cortés López, coordinadora del programa “Mujer y Sida” del Consejo Estatal para la Prevención y Control del Sida (Coesida).

Cortés López es autora de la investigación “Factores y conductas que influyen en los adolescentes en el uso del condón para prevenir la infección por VIH/Sida”, con la que ganó el tercer lugar en el Premio de Investigación en Acciones de Prevención de la Infección por el Virus de la Inmunodeficiencia Humana.

La investigación realizada entre 500 estudiantes de secundaria rural, 600 de preparatoria y 300 de universidades de Oaxaca, revela que 70 por ciento de los jóvenes utiliza un condón en su primera . Pero esa proporción se reduce a menos de 30 por ciento en los subsecuentes encuentros.

“Al estar en esa búsqueda de su primera relación sexual, la mayoría de los varones de secundaria cargan un condón, pero no lo hacen en las siguientes relaciones”, asentó.

Una de las razones es el alto costo que representa para un adolescente la compra de los preservativos porque son pocos los que trabajan, y los que lo hacen tienen un ingreso mínimo que no les permite tener al condón como una prioridad de compra.

Otro es la falta de accesibilidad, ya que en las comunidades rurales las y los adolescentes y jóvenes no pueden adquirir un condón sin ser sorprendidos por algún familiar o porque, simplemente, no hay un centro de salud cercano. Las encuestas realizadas revelan que el 40 por ciento de los adolescentes varones inició su vida sexual a los 10 años.

De acuerdo con la investigación, las mujeres en secundaria y bachillerato le dan al hombre la responsabilidad de cargar un condón, pero en la universidad 60 por ciento de las mujeres, una vez empoderadas, son las que condicionan la relación sexual al uso del condón.

En el nivel secundaria, las mujeres encuestadas refirieron no haber ejercido todavía su sexualidad y no tener preparado un preservativo para la primera relación sexual, debido al temor de ser sorprendidas por sus padres con un condón.

Para la investigadora, los datos sobre el inicio de la vida sexual activa en las mujeres y en los hombres podrían tener variables, ya que por cuestiones culturales y hasta religiosas, las mujeres mantienen en secreto la edad de inicio, mientras que en los varones, al ser considerado un “elemento de hombría”, son más abiertos a revelar esos datos.

Cortés López señala que mientras en las y los jóvenes la poca utilización del condón está relacionada a la baja accesibilidad, en las mujeres su uso es casi nulo debido a los factores culturales y la negativa de su pareja.

Las estadísticas del panorama epidemiológico de Coesida indican que los jóvenes inician su vida sexual activa desde los 12 años y sin una información adecuada se enfrentan a mayor riesgo de contraer VIH/SIDA. El condón es una herramienta más en las relaciones sexuales.

Gracias al ingenio humano el condón posee diversas formas, texturas, colores y aromas. Su evolución ha sido tan amplia como la imaginación y tan diversa como la mercadotecnia.

Los primeros registros del condón datan del 1350 antes de Cristo, los cuales fueron elaborados desde envolturas de lino, tripa de animal, cuero fino, piel de tortuga, entre otros materiales. Hoy en día los condones continúan diversificándose hasta cotizarse en dólares bajo prestigiosas marcas.

En diciembre de 2011 Louis Vuitton puso a la venta una línea especial de condones. Un solo preservativo alcanza un costo de 68 dólares, (unos 950 pesos mexicanos). La compañía fabricante prometía placer, suavidad y nada de irritaciones.

Si bien este tipo de condones, a la mano en condonerías y sex shops, son una buena forma de promover su utilización, no poseen la misma seguridad que un condón hecho sólo de látex, por lo cual este tipo de condones sólo sirven para el jugueteo sexual.

Martha Balderas, encargada de la Sex Shop Divas, explica que hay más de 10 variedades de condones: con retardante, texturizados, delgados, condones para mujer, anatómicos, de sabor y fosforescentes, entre otros.

Ella explica que cada vez es mayor la demanda en la compra de este tipo de condones, tanto por hombres como por mujeres.

“Durante la compra algunos clientes muestran el interés por protegerse de una infección de tipo sexual o un embarazo no planeado”, señala.

Fuente: Periodistas en Alerta

Palabras clave: , , ,