Aunque hace dos años se sabe que la preexposición () -por la cual las personas sin toman fármacos a fin de protegerse frente al virus- ha demostrado resultar muy eficaz, todavía persisten muchas dudas acerca de su aplicación práctica y su posible generalización. Un estudio, por ejemplo, descubrió que no funcionó como opción entre las mujeres jóvenes sudafricanas.

Sin embargo, es su coste lo que puede constituir la principal barrera para el uso generalizado de este nuevo método de del VIH. Un reciente estudio matemático, basado en datos procedentes de las sedes peruanas donde se realizó el estudio iPrEX, reveló que la PPrE podría resultar una intervención bastante rentable: En Perú, el precio de un año extra sin VIH es de entre 140 y 1.400 dólares, según lo focalizado que sea el programa de PPrE. Incluso así, los costes absolutos de esta profilaxis implicarían que, con los precios actuales de los fármacos, un país como Perú no podría financiar un programa lo suficientemente grande como para tener un efecto importante sobre las tasas nacionales de nuevas infecciones.

Existen varios programas de ensayos de PPrE en marcha en la actualidad, pero los cuatro estudios más importantes, diseñados para desentrañar más datos sobre su potencial, son:

ADAPT (HPTN 067): Este estudio de seis meses compara la toma de Truvada (tenofovir/emtricitabina) como PPrE administrada de forma diaria, dos veces a la semana o el día antes de la relación sexual prevista (más otra dosis dos horas después del sexo en los dos últimos grupos mencionados). En Ciudad del Cabo ya hay 180 mujeres inscritas, mientras que la inscripción en Tailandia de 180  hombres que practican sexo con hombres (HSH) y personas transexuales comenzó en septiembre; en Nueva York (EE UU) está prevista la inscripción de un segundo grupo de estas poblaciones.

IPERGAY: Este ensayo de dos años francés compara la administración de Truvada, tomado 24 horas antes y dos horas después del sexo, frente a un placebo. En este momento, se encuentra en una fase piloto en tres sedes, con algo más de 100 personas inscritas. Se espera que, con el tiempo, el ensayo se amplíe a 2.000 participantes. Se ha suscitado cierta controversia en torno a si debería mantenerse el grupo placebo, aunque, el 1 de octubre, el comité científico del estudio decidió que debería continuar por el momento.

PROUD: Se trata de un estudio británico cuyo inicio se prevé a mediados de noviembre. Su principal objetivo es descubrir si la toma de PPrE modifica otros comportamientos de riesgo sexual como el uso de preservativos, algo que siempre ha constituido motivo de preocupación. En la fase piloto, 500 hombres gaysrecibirán un programa intensivo de apoyo a las prácticas seguras de riesgo y a la mitad se les ofrecerá una PPrE con Truvada inmediatamente después, mientras que el resto la iniciará un año más tarde. Si este estudio piloto resulta factible, se espera poder ampliarlo a un estudio de unos 5.000 participantes.

NEXT-PrEP (HPTN 069): Este estudio de un año de duración emplea un nuevo fármaco como PPrE, maraviroc (Celsentri). Comenzó en julio y contará con 400 hombres gays y 200 mujeres en doce sedes de EE UU. Estas personas fueron repartidas en tres grupos, que tomarán respectivamente: maraviroc más pastillas placebo de tenofovir y de FTC (es decir, simulando ser estos fármacos); maraviroc y FTC más tenofovir placebo; y, por último, maraviroc y tenofovir más FTC placebo.

Los resultados se esperan a finales de 2013 en el caso de ADAPT y a mediados de 2014 para NEXT-PrEP. Por su parte, los otros dos dependerán de si se amplían sus fases piloto.

Fuente: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).

Palabras clave: , , , ,