Cuando apareció el , éste era una enfermedad muy misteriosa. Mató a mucha gente. Todavía hay preguntas sin responder relacionadas con el . Muchos reaccionaron con miedo e inventaron historias para justificar su temor. En su mayoría estos mitos se relacionaban con la facilidad con la que una persona podía infectarse. La mayoría de estos mitos son falsos.

MITOS SOBRE LA TRANSMISIÓN

Algunas personas creían que el y el SIDA podían ser trasmitidos por picaduras de mosquitos, por compartir el vaso con alguien con SIDA, al estar cerca de una persona con SIDA que estaba tosiendo, al besar o abrazar a alguien con SIDA y muchos otros mitos más.

La transmisión sólo puede ocurrir si alguien se expone a la sangre, al semen al flujo vaginal o a la leche materna de una persona infectada. No hay ningun caso documentado de la transmisión a través de las lágrimas, el sudor, la saliva o la orina de una persona infectada.

Mito: Una mujer VIH positiva siempre transmite el VIH a su bebé.
Realidad: Si no reciben , las madres VIH positivas pueden pasar el VIH a sus recién nacidos en el 25% de los casos. Por el contrario, con los tratamientos actuales, este porcentaje ha caído debajo de 2%.

Mito: VIH se extiende por agujas dejadas en las sillas de teatros o en las maquinas expendedoras.
Realidad: no hay ningún caso documentado de transmisión de VIH por esta manera.

MITOS SOBRE LA CURA DEL SIDA

Estar infectado con el VIH o tener SIDA puede ser aterrador. No se puede predecir el curso de la enfermedad. Mientras que otros tienen vidas largas y saludables. Los tratamientos son difíciles de seguir, debido a efectos secundarios graves. No todo el mundo puede comprar los medicamentos. Por eso no es sorprendente que muchos estafadores hayan inventado “curas” para el SIDA que incluyen variadas sustancias. Lamentablemente, ninguna de estas “curas” funciona. Los científicos están trabajan mucho para descubrir una cura al SIDA.

Un mito devastador en muchas partes del mundo es que tener sexo con una virgen puede curar el SIDA. Como resultado, muchas niñas pequeñas han sido infectadas con el virus y han desarrollado SIDA. No existe ninguna evidencia que apoye esta creencia.

Mito: Muchos de los medicamentos actuales pueden curar el SIDA. Infectarse no es un problema tan grave.
Realidad: Los medicamentos actuales han disminuido la tasa de muerte por SIDA en aproximadamente un 80%. Hoy son más fáciles de tomar que en el pasado. Sin embargo, siguen teniendo efectos secundarios, son muy caros y deben tomarse todos los días y de por vida. Si omite dosis, puede desarrollar resistencia a los medicamentos que está tomando y éstos pueden dejar de funcionar.

EL SIDA ES UNA SENTENCIA DE MUERTE

En la década de 1980, hubo una tasa alta de muertes por SIDA. Sin embargo, los medicamentos han mejorado mucho y también ha mejorado la supervivencia de las personas con el VIH. Si tiene acceso a los medicamentos contra el SIDA y a la atención médica, no hay motivo para pensar que no podrá tener una vida larga aunque esté infectado con el VIH o tenga SIDA.

EL GOBIERNO CREÓ EL SIDA PARA MATAR A LAS POBLACIONES MINORITARIAS

Los mejores investigadores del mundo, ya sean del gobierno o de las compañías farmacéuticas están trabajando arduamente para detener al SIDA. Los científicos no saben cómo crear un virus.

Muchas minorías no confían en el gobierno, especialmente en lo que se refiere a la atención médica. Un estudio reciente en Texas mostró que hasta un 30% de minorías creían que el VIH es una conspiración del gobierno para matar la gente minoría. Sin embargo, parece que las minorías reciben menos atención médica debido a los mismos factores que cualquier otra persona: bajos ingresos, clínicas inconvenientes, miedo de estar enfermo, etc.

MITOS SOBRE LOS MEDICAMENTOS

Para los médicos ha sido muy difícil elegir los mejores medicamentos para sus pacientes. Los primeros medicamentos que se desarrollaron, debían ser tomados hasta tres veces al día. Algunos tenían requisitos complicados de almacenaje o sobre el tipo de alimentos con los que se podían tomar (o el tiempo que había que esperar después de comer antes de tomar una dosis). Los medicamentos han cambiado muchísimo. Sin embargo, aún existen algunos mitos:

Mito: Debe tomar los medicamentos cada 12 (u 8, ó 24) horas exactamente.
Realidad: Los medicamentos actuales permiten olvidos. Si bien, al tomarlos a intervalos exactos, tendrá niveles más estables de los medicamentos en la sangre, los medicamentos no dejarán de funcionar si hay una o dos horas de diferencia. Sin embargo algunos medicamentos como Crixivan (indinavir) pueden requerir tomarse en una hora específica.

Mito: Deberá tomar el 100% de sus dosis debido o de lo contrario los medicamentos dejarán de funcionar.
Realidad: Es muy importante tomar correctamente los medicamento anti-VIH. De hecho, si omite más del 5% de sus dosis, al VIH le resulta fácil desarrollar resistencia y es posible que pueda multiplicarse aunque tome sus medicamentos. Sin embargo, no es realista alcanzar un 100% de adherencia. Haga lo mejor que pueda y asegúrese de decirle a su proveedor de atención médica lo que le está sucediendo.

Mito: Los medicamentos actuales son tan potentes que puede dejar de tomarlos (tomarse vacaciones de los mismos) sin ningún problema.
Realidad: Desde que se desarrollaron los primeros medicamentos para el SIDA, los pacientes han querido dejar de tomarlos debido a los efectos secundarios o a que les recuerdan que tienen SIDA. Ha habido muchos estudios sobre las “interrupciones de tratamiento” y todos ellos han demostrado que suspender los antirretrovirales puede causar problemas. Las interrupciones permiten que el virus se multiplique o que baje el recuento de células CD4, un signo de daño inmunológico.

Mito: Los medicamentos contra el SIDA son un veneno y son más peligrosos que el propio VIH.
Realidad: Cuando los primeros medicamentos contra el SIDA estuvieron disponibles, no eran tan buenos como los que existen en la actualidad. Las personas seguían muriendo de enfermedades relacionadas con el SIDA. Es cierto que algunas personas padecen efectos secundarios de los medicamentos, pero la tasa de muerte en los Estados Unidos ha disminuido un 80%. Los investigadores siguen trabajando arduamente para conseguir que los medicamentos anti-VIH sean más seguros y fáciles de tomar.

Fuente: aidsinfonet

Palabras clave: , , , ,