43. China busca tener bajo control la expansión del sida en el 2020

 espera tener prácticamente controlada la expansión del SIDA para el 2020, indicó el Gobierno, aunque enfrenta una tarea difícil para lograrlo en parte debido a la ignorancia y a la mala coordinación política.

El gigante asiático tiene entre 560.000 y 920.000 personas infectadas con VIH y entre 97.000 y 112.000 pacientes, según estimaciones del Ministerio de Salud y de Naciones Unidas del 2009. En la actualidad, el virus se expande por el país fundamentalmente por vía sexual.

“El trabajo de  del SIDA es una tarea compleja y a largo plazo”, señaló el Gobierno central en un comunicado publicado en su página de internet.

“Aunque no hay vacunas o fármacos para tratar el SIDA, la experiencia local y en el exterior prueba que puede prevenirse y controlarse”, añade el escrito.

China “tomará más medidas, aumentará el trabajo y luchará para asegurar que en el 2015 esté controlado el rápido incremento en los casos en zonas clave y entre grupos clave, para que así en el 2020 el virus quede bastante bien controlado a nivel nacional”, notificaron las autoridades.

No obstante, se mantiene la preocupación sobre la tarea de prevención en ciertas regiones.

“Algunas localidades no saben mucho sobre el trabajo de prevención del SIDA y las políticas no se ejecutan adecuadamente”, agrega el comunicado.

El Gobierno informó además que incrementará las campañas de información y pondrá a disposición preservativos en forma gratuita en zonas públicas, mientras no cederá en la lucha contra la prostitución.

También se pondrá más esfuerzo en identificar a las personas infectadas con el virus. “Monitorear y evaluar son métodos efectivos para descubrir quiénes padecen SIDA y para controlar el virus”, añadió.

El  se volvió un problema importante en China en la década de 1990, cuando miles de empobrecidos granjeros se infectaron por un nefasto sistema de venta de sangre.

Luego de un período inicial de lento reconocimiento del problema, China ha incrementado la lucha contra el VIH/SIDA en los últimos años y varios líderes han aparecido en los medios junto a pacientes infectados en un esfuerzo por derribar el estigma y la discriminación.

Pero Pekín tiene una relación compleja con las bases de algunos grupos de lucha contra el SIDA y con los activistas, quienes se quejan de acoso oficial.

El principal activista chino, Hu Jia, fue sentenciado a tres años y medio de prisión por una corte local en abril del 2008, por “incitación a la subversión del poder estatal”.

Fuente: La Segunda


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.