“Responsabilidad compartida: Fortalecimiento de los resultados para una generación sin .”

Sr. Michel Sidibé, Director ejecutivo de , Secretario general adjunto de las Naciones Unidas

En este , al reunirnos para recordar a los amigos y familiares que perdimos a causa del sida, también nos regocijamos con una enorme esperanza para el futuro.

Por vez primera, podemos ver el fin de una epidemia que ha causado una devastación impresionante en todo el mundo. Por primera vez, podemos decir que estamos empezando a controlar la epidemia, no ella a nosotros.

Pocos pensaban que podríamos lograr el progreso del que hoy somos testigos. El progreso es evidente en los avances científicos, en un liderazgo visionario y en una programación precisa. La combinación de esos poderosos factores significa que las personas que viven con el VIH ahora pueden vivir una vida larga y saludable, proteger a sus parejas de la infección y hacer que sus hijos no contraigan el VIH.

Determinar cómo será el fin del sida podría parecer una tarea compleja. Para responder a esas complejas cuestiones, ONUSIDA y la revista The Lancet han creado una comisión para encontrar respuestas sobre cómo será el fin del sida.

Independientemente de cómo se defina, no cabe duda de que el fin de la epidemia de sida significará mucho para muchos. Supondrá cero nuevas infecciones por el VIH, cero muertes relacionadas con el sida y una vida con dignidad y sin temor a la discriminación, así como celebrar cumpleaños en lugar de asistir a funerales.

Pero no nos equivoquemos: el estigma, la negación y la complacencia todavía están entre nosotros, poniéndonos en peligro de fallarle a la próxima generación. Tenemos que unir nuestros corazones, y nuestras voces.

El mundo está a punto de acabar con el sida. Si nos mantenemos fieles a nuestra visión, recordaremos este momento como el día en que una vida de sueños comenzó a transformarse en realidad.

MENSAJE DEL SECRETARIO GENERAL SOBRE EL DÍA MUNDIAL DE LA LUCHA CONTRA EL SIDA

En este Día Mundial de la Lucha contra el SIDA, soy más optimista que nunca. En muchas partes del mundo se están acelerando los progresos para dar respuesta al VIH. Se ha registrado una importante disminución en el número de nuevas infecciones y muertes, y estamos realizando considerables avances en pro del objetivo de que hacia 2015 15 millones de personas tengan acceso al tratamiento antirretroviral. Ello es fundamental para detener y revertir de forma definitiva la  epidemia del SIDA.

Sin embargo, tal como se señaló en el informe del ONUSIDA para el Día Mundial del SIDA correspondiente a 2013, persisten indicios preocupantes de que algunas regiones y países se están quedando atrás. Estamos aumentando el contacto con las poblaciones vulnerables por medio de iniciativas dirigidas a eliminar el estigma y la discriminación, pero aún queda mucho por hacer para resolver este problema. Debemos renovar nuestro compromiso de derribar las barreras restantes, incluidas las leyes punitivas y la exclusión social, para poder así llegar a todas las personas que carecen de acceso al tratamiento y a los servicios relativos al VIH.

Para crear las condiciones propicias para una generación libre de SIDA, debemos también intensificar los esfuerzos dirigidos a poner fin a las nuevas infecciones de VIH entre los niños y asegurar el acceso al tratamiento para todas las madres portadoras del VIH. Exhorto especialmente a que se tomen medidas para poner fin a la discriminación y a la violencia contra las mujeres, que causan terribles daños y aumentan el riesgo de infección de VIH y muerte a raíz del SIDA.

Encomio a todos los asociados que están haciendo contribuciones importantes al Fondo Mundial de Lucha contra el VIH, la Tuberculosis y la Malaria, que es una de las fuentes más importantes de financiación para la respuesta a nivel mundial.

Las principales economías están dando el ejemplo, proporcionando recursos sostenidos para la respuesta al SIDA y a otras enfermedades. Muchos países de bajos y medianos ingresos también han aumentado sustancialmente sus gastos internos para dar respuesta al SIDA. Todos ellos merecen nuestro más completo apoyo en su labor dirigida a sopesar opciones de financiación para promover la sostenibilidad a largo plazo de la respuesta al SIDA más allá del 2015.

Aún queda mucho por hacer. Si queremos un futuro libre de SIDA, debemos mantener la inversión, el compromiso y la innovación para alcanzar la meta de cero infecciones nuevas de VIH, cero discriminación, y cero muertes a consecuencia del SIDA. En este Día Mundial de la Lucha contra el SIDA, resolvamos relegar el SIDA a la historia.

Fuente: ONUSIDA

Palabras clave: , , , ,