La única manera de saber con seguridad si usted está infectado es haciéndose la prueba del VIH. No se puede saber si está infectado simplemente con base en los , ya que muchas personas infectadas con el VIH no tienen por varios años. Hay personas que se ven y se sienten sanas pero están infectadas. De hecho, una  gran cantidad de  personas infectadas con el VIH,  no saben que están infectadas.

Una vez que el VIH entra en el cuerpo, éste empieza a producir anticuerpos (substancias creadas por el sistema inmunitario después de una infección). La mayoría de las pruebas de detección del VIH buscan la presencia de estos anticuerpos en lugar de buscar el virus mismo.

Existen tres tipos diferentes de pruebas de VIH.

Prueba de antígeno. Los antígenos son las sustancias encontradas en un cuerpo extraño o germen que provocan la producción de anticuerpos en el cuerpo. El antígeno en el VIH que provoca una respuesta de anticuerpo es la proteína P24. En la primera etapa de la infección, la P24 se produce en exceso y se puede detectar en el suero sanguíneo por medio de una prueba comercial (sin embargo, a medida que el VIH se establece completamente en el cuerpo se atenua hasta llegar a niveles indetectables). Las pruebas del antígeno P24 a veces se utilizan para evaluar la sangre donada, pero también se pueden usar para realizarles pruebas a personas con VIH, ya que estas pruebas detectan el VIH antes que las pruebas de anticuerpos estándar. Algunas de las pruebas de VIH más modernas combinan P24 y otras pruebas de antígenos con los métodos de identificación de anticuerpos estándar a fin de lograr una detección más temprana y más exacta.

Prueba PCR (Reacción en cadena de la polimerasa ). A todo el proceso de extraer material genético y analizarlo con una prueba PCR se lo llama Prueba de amplificación de ácido nucleico o ‘NAT’. Las pruebas PCR detectan el material genético del VIH y pueden identificar VIH en la sangre con dos o tres semanas de infección. A los bebés nacidos de madres con VIH positivo normalmente se les hacen pruebas usando un PCR de análisis de ADN porque retienen los anticuerpos de la madre durante varios meses, lo cual hace que una prueba de anticuerpos sea inexacta.

Cuando una persona ya sabe que está infectada con VIH, también puede hacerse una prueba de carga viral para detectar material genético de VIH y estimar el nivel de virus en la sangre. Esto puede hacerse usando tanto una prueba de PCR de análisis de ARN o ADN. Las pruebas PCR a menudo no se usan para detectar VIH en adultos, ya que son muy costosas y más complicadas de administrar que las de anticuerpos estándar o P24. Sin embargo es posible que se ofrezcan en circunstancias especiales, o en clínicas privadas donde los pacientes pueden pagarlas.

Prueba del anticuerpo de VIH. Las pruebas del anticuerpo son también conocidas como pruebas ELISA (ensayo de inmunoabsorción enzimática).

La prueba de VIH estándar busca los anticuerpo en la sangre de una persona. Cuando el VIH (el cual es un virus) entra en el cuerpo de una persona, se producen proteínas especiales. Estas se llaman anticuerpos. Los anticuerpos son la respuesta del cuerpo ante una infección. Por lo tanto si una persona posee anticuerpos del VIH en su sangre, significa que está infectada con VIH. Hay sólo dos excepciones a esta regla. Primero, los bebés nacidos de madres VIH positivo retienen los anticuerpos de la madre hasta 18 meses, lo cual significa que pueden obtener un resultado positivo en un análisis de anticuerpos de VIH, aun si de hecho son VIH negativo. Esta es la razón por la que los bebés nacidos de madres VIH positivo pueden recibir un análisis PCR después del nacimiento. Segundo, algunas personas que han tomado parte en ensayos de vacunas de VIH pueden tener anticuerpos de VIH aun si no están infectados con el virus.

La mayoría de las personas pueden desarrollar anticuerpos de VIH detectables en un período de 6 a 12 semanas después de la infección. En casos muy raros, puede llevar hasta 6 meses. Es demasiado raro que una persona lleve más de 6 meses para desarrollar anticuerpos.

Si se realiza una prueba antes de los 3 meses puede dar un resultado poco claro, ya que la persona infectada posiblemente no haya desarrollado los anticuerpos del VIH todavía. El período de tiempo entre la infección y el desarrollo de los anticuerpos es llamado período de ventana. Durante el período de ventana las personas infectadas con VIH no tienen anticuerpos en su sangre que puedan ser detectados con una prueba de VIH. Sin embargo, la persona ya puede tener niveles altos de VIH en su sangre, líquido sexual o leche materna. Se puede transmitir el VIH a otra persona durante el período de ventana aunque no se haya obtenido un resultado positivo en la prueba de anticuerpos. Por eso lo mejor es esperar por lo menos 3 meses después de la última vez que estuvo de riesgo para realizarse la prueba, y mientras tanto debe abstenerse del sexo. Algunos centros de pruebas pueden recomendar realizar otra prueba a los 6 meses, sólo para estar más seguros.

También es importante que no esté expuesto a más riesgo de infectarse con VIH durante el período de ventana. La prueba sólo es exacta si no hubo otras exposiciones entre el tiempo de posible exposición al VIH y la prueba.

Si la prueba de una persona da un resultado negativo a los 6 meses y no ha tenido sexo sin protección o no ha compartido agujas en ese tiempo, significa que no tiene VIH, y no desarrollará el SIDA.

La única forma de saber con seguridad si está infectado con VIH es haciendo alguna de las pruebas mencionadas. El VIH no se puede diagnosticar por algún síntoma.

Fuente: Avert


Palabras clave: , ,