Los jóvenes españoles le han perdido el miedo al y este es uno de los motivos por los que se la están jugando, también, con otras enfermedades de transmisión sexual () cada vez que mantienen relaciones sexuales sin protección.

La mejor prueba de ello viene de la mano de las estadísticas: en sólo seis años los casos de se han duplicado en España. Y no sólo, la infección por el virus herpes ha aumentado un 68% en dos años mientras que en este mismo periodo de tiempo las clamidias han crecido un 13% entre las mujeres, según datos recogidos por el Instituto de Salud Carlos III.

Un triste panorama que aún puede ser más arduo si se valora que aunque la sífilis y la gonorrea son de declaración obligatoria en nuestro país, muchos casos no se notifican. Los expertos adelantan que se espera que en 2013 la clamidia también sea de notificación obligatoria.

La situación española no es excepcional. Según la Organización Mundial de la Salud, cada año se diagnostican 448 millones de casos de sífilis, gonorrea, clamidias y tricomonas (las más frecuentes) en todo el mundo.

Rafael Cantón, vocal de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica ha alertado durante la celebración del Seminario: Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS), celebrado en el Centro Sandoval de Madrid, del aumento de casos de ETS “en hombres que tienen relaciones sexuales con hombres, especialmente entre los más jóvenes”.

Las ETS son infecciones producidas por microorganismos (bacterias, virus, protozoos o ectoparásitos) que se transmiten preferentemente por vía sexual. El problema es que con frecuencia son asintomáticas y, de no diagnosticarse y tratarse, pueden causar daños graves a largo plazo: infertilidad, ceguera, daños a órganos o cáncer, entre otros.

Más problemático aún es el hecho de que las ETS no suelen ‘llegar” de una en una y que las personas afectadas tienen más riesgo de padecer VIH. Así, por ejemplo, y según datos del Centro Sandoval, el 23% de las personas a las que se les diagnosticó gonorrea tenía también el VIH y lo mismo sucedió con el 21% de los afectados por clamidia.

“Los tratamientos del VIH han convertido el SIDA en una enfermedad crónica. Un hecho que está detrás de una menor percepción de riesgo, por lo que se está abandonando el uso de preservativo “, reconoce Jorge del Romero, director del Centro Sandoval.

Este especialista, cuyo centro puede considerarse el centinela de las ETS, reconoce que se suma a este hecho, las consecuencias “directas sobre el uso del preservativo cuando hay consumo de alcohol y drogas recreativas. Hay varios estudios que han establecido la relación entre prácticas de riesgo sexuales y uso de sustancias”.

Su centro, inaugurado en 1928, en el que se atienden entre 28.000 y 30.000 consultas al año es el espejo en el que puede reflejarse toda España. “Los datos que manejamos son similares a los que están teniendo otros centros de referencia de ETS”, declara Del Romero.

Así mientras que en 2005 diagnosticaron 226 casos de sufís en 2011 han sido 538. Los casos de clamidia también han aumentado de forma preocupante en este periodo: de 205 a 546 y los de gonococia de 131 a 336.

También en Sandoval, junto al Hospital Ramón y Cajal de Madrid, ha reaparecido el linfogranuloma venérea (LGV) o, causado por un tipo especial de clamidia (los genotipos L).

“En 2008 cuatro países declararon casos de LGV: Reino Unido, Holanda, Dinamarca y Bélgica, un total de 352, todos en varones. En nuestro centro hemos detectado 94 casos desde 2009: 10 en 2009, 30 en 2010 y 54 en 2011, a los que se suman otra 15 detectados en el Ramón y Cajal. En 2011, también se detectaron 11 casos en Barcelona”, insiste Jorge Del Romero.

Afecta principalmente a homosexuales, un 74% es VIH positivo, la mayoría de nacionalidad española (55%) y con una media de edad de 34 años.

De hecho, es este colectivo en el que más están aumentando las ITS: “en 2010, el 89% de los diagnósticos de VIH, el 83% de las gonorreas, el 91% de las sífilis y el 55% de las clamidias se diagnosticaron en hombres que habían tenido sexo con otros hombres”, expone el director de Sandoval.

Ante esta situación los expertos defienden la necesidad de hacer un esfuerzo “en la notificación de casos, tal y como sucede con la gripe, para saber realmente cuál es la incidencia de cada de una de las ETS”, declara Rafael Cantón.

Pero, sobre todo, es necesario hacer un esfuerzo “en la prevención, en la detección precoz y en el tratamiento de estas patologías, con el fin de evitar su propagación”, propone Jorge del Romero. Insiste, también, en la necesidad de potenciar desde la familia y la escuela la educación sexual “para potenciar el ejercicio de una sexualidad responsable”.

Fuente: El mundo

Palabras clave: , , ,