La población joven  de entre 13 y 24 años de edad se enfrenta a un continuo riesgo de infección por el . El riesgo es particularmente evidente entre los que pertenecen a las minorías raciales y grupos étnicos. Los esfuerzos continuos de educación y alcance a favor de la prevención, incluso los programas de abstinencia y de retraso en el inicio de las relaciones sexuales, son requeridos a medida que las nuevas generaciones reemplazan a las generaciones que se beneficiaron de las estrategias de prevención temprana.

Factores de riesgo sexuales

La iniciación sexual a temprana edad. Según la encuesta de los sobre las conductas de riesgo en los jóvenes (CDC’s Youth Risk Behavioral Survey o YRBS), muchos jóvenes comienzan a tener relaciones sexuales a edades tempranas: el 47% de los estudiantes de escuela secundaria superior (High School) habían tenido relaciones sexuales y el 7.4 % de los mismos afirmaron haber tenido relaciones sexuales antes de los 13 años de edad. La educación sobre VIH/ deberá implementarse de la misma manera a una edad temprana, antes de que los jóvenes practiquen conductas sexuales que los pongan en riesgo de contraer la infección por el VIH.

Transmisión heterosexual. Las mujeres jóvenes, especialmente aquellas que pertenecen a minorías raciales o grupos étnicos, enfrentan un riesgo creciente de infección por el VIH a través del contacto heterosexual. Según datos de un estudio sobre la prevalencia del VIH entre jóvenes desfavorecidos, realizado por los CDC, entre principios y mediados de la década de 1990 el índice de prevalencia del VIH entre mujeres jóvenes de 16 a 21 años de edad fue 50% más alto que el índice registrado entre los hombres jóvenes de ese mismo grupo de edades. Las mujeres afroamericanas del estudio tenían 7 veces más probabilidades que las mujeres blancas y 8 veces más probabilidades que las mujeres hispanas de ser VIH positivas. Las mujeres jóvenes están expuestas al riesgo de transmisión del VIH por vía sexual por diferentes razones, entre las cuales están la vulnerabilidad biológica, el no reconocer los factores de riesgo de sus parejas, la desigualdad en las relaciones, tener relaciones sexuales con hombres de más edad, ya que es mucho más probable que estén infectados por el VIH.

. Los HSH jóvenes están expuestos al riesgo de infección por el VIH, pero sus factores de riesgo y los obstáculos que les dificultan la prevención son diferentes de los de las personas que quedan infectadas a través del contacto heterosexual. Según un estudio de 5,589 HSH realizado por los CDC, el 55% de los hombres jóvenes (entre 15 y 22 años de edad) no dejaron que otras personas se enteraran de que sentían atracción sexual por otros hombres. Existe menos probabilidad de que los HSH que no revelan su orientación sexual quieran hacerse la prueba del VIH y por lo tanto, si quedan infectados, hay menos probabilidad de que se enteren. Además, es probable que los HSH que quedan infectados transmitan el virus tanto a las mujeres como a los hombres, debido a que no revelan su orientación sexual y a que tienden a tener una o más parejas sexuales femeninas. En un estudio pequeño de los HSH afroamericanos universitarios y no universitarios en Carolina del Norte, en el cual los participantes tenían factores de riesgo sexuales de infección por el VIH, el 20% había tenido una pareja sexual femenina durante los 12 meses anteriores.

Enfermedades de transmisión sexual (). La presencia de una ETS aumenta considerablemente la probabilidad de contraer o transmitir el VIH. Entre las tasas de ETS más altas en el país se encuentran las que corresponden a los jóvenes, especialmente aquellos que pertenecen a minorías raciales y grupos étnicos.

Abuso de sustancias estupefacientes

Existe una alta probabilidad de que los usuarios de sustancias estupefacientes, tanto los casuales como los crónicos, adopten conductas de alto riesgo, como tener relaciones sexuales sin protección, cuando están bajo los efectos de las drogas o el alcohol. Los fugitivos y las personas sin hogar se exponen a un alto riesgo de infección por el VIH si intercambian sexo por drogas o alcohol.

Falta de conocimiento

Según algunas investigaciones, a una gran proporción de jóvenes no les preocupa la posibilidad de quedar infectados por el VIH. Los adolescentes necesitan que se les dé información precisa y adecuada para su edad sobre la infección por el VIH y el SIDA. Esta información debe explicar cómo hablar con sus padres u otras personas de confianza sobre el VIH y el SIDA, cómo reducir y eliminar factores de riesgo, cómo hablar con una pareja potencial sobre los factores de riesgo, dónde pueden realizarse las pruebas del VIH y cómo usar correctamente el condón. También debe explicar que la abstinencia es el único método 100% efectivo para evitar la infección.

La pobreza y los jóvenes que abandonan la escuela

La variedad de problemas socioeconómicos asociados con la pobreza, incluida la falta de acceso a buenos cuidados de salud, pueden aumentar directa o indirectamente el riesgo de contraer la infección por el VIH. Existe una mayor probabilidad de que los jóvenes que han abandonado la escuela se vuelvan sexualmente activos a una menor edad y no usen ningún método anticonceptivo.

Los niños VIH positivos llegan a la mayoría de edad

Muchos jóvenes que contrajeron el VIH por vía perinatal están enfrentándose a la necesidad de decidir si deben tener o no una vida sexualmente activa. Estos jóvenes necesitan servicios de consejería constante y educación para la prevención a fin de evitar transmitir el VIH.

Fuente: CDC/Centros para le control y prevención de enfermedades

Palabras clave: , , , , ,